22 de mayo de 2010

Estanh de Colomers

Ruta nº 34 de la guía de la editorial Alpina dedicado a los lagos de La Val d'Arán.

Al igual que en la etapa anterior, no pudimos llegar en coche al punto de salida de la ruta, esta vez por la nieve que tapaba la carretera de acceso. Al tener categoría de pista forestal, no tiene el mismo mantenimiento que una carretera normal, por lo que no podíamos esperar que una quitanieves nos sacase de apuros; y a nadie le apetecía quedarnos tirados.
De todas formas, a nadie le importó tener que andar un poco más: los primeros kilómetros fueron un agradable paseo por uno de los valles que salen transversalmente del espinazo del Valle de Arán, que subiendo se convierte en garganta hasta llegar a un circo glaciar que suele rodear uno o más pequeños lagos, estanys en catalán o estanhs en aranés.

En este caso, la carretera terminaba en un agradable paraje, imagino que lleno de prados bajo la nieve, con un pequeño hotel con aguas termales (Banhs de Tredòs) a la orilla del riachuelo que seguimos hasta su nacimiento, el Arriu d'Aiguamòg -me encantan los topónimos araneses-.
Siguiendo por otro camino, la ruta sólo se hizo algo más dura en la parte final, al abandonarlo para el ascenso final hasta la presa que cierra el Lac Major de Colomèrs. Además de la dura subida por nieve blanda -con raquetas y todo, nos hundíamos a cada paso-, al llegar a la cota 2000 la niebla (habíamos llegado literalmente al nivel de las nubes) y el frío no aconsejaban continuar mucho más, por lo que comimos en el refugio y dimos media vuelta en lo que fue un fantástico paseo por el valle nevado. Con parada en el hotelito de los Banhs para tomar un cafelito, degustar licores locales y jugar un poco con el perro de los dueños, antes de seguir con, cómo no, renovados bríos.

Datos medidos con el GPS:

  • Distancia recorrida: 20,5 km
  • Tiempo en movimiento: 5h 01'
  • Tiempo parados: 3h 06'

Rumbo sur hasta el ascenso final. Aunque las 5 horas y 20 kms no son datos desdeñables (y menos en montaña), hay que tener en cuenta que casi todo era por pistas y caminos, por lo que se trata de una ruta larga, pero fácil.



Perfil muy suave, repartido en mucha distancia, por lo que los 650 metros pesan bien poco.

1 comentario:

isabel dijo...

La excursión, estupenda... pero lo del cafelito y los licores... como que le da unos puntitos de más ¿verdad?